Enlaces para accesibilidad

Ban Ki-moon critica tratamiento de migrantes en Hungría

  • Voz de América - Redacción

Migrantes responden con piedras a los ataques con gas lacrimógeno y agua de los policías húngaros, desde la frontera con Serbia.

Migrantes responden con piedras a los ataques con gas lacrimógeno y agua de los policías húngaros, desde la frontera con Serbia.

Los migrantes no fueron rival para la policía que usó gases lacrimógenos y cañones de agua para someterlos e impedirles su avance hacia Alemania, Austria y otros países europeos.

Hungría se ha convertido en el punto más candente de la crisis de refugiados, obligando al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon a denunciar el tratamiento que se les da a los inmigrantes al llegar a ese país.

Los migrantes no fueron rival para la policía que usó gases lacrimógenos y cañones de agua para someterlos.

Ban dijo que la confrontación fue “inaceptable” y pidió a todos los líderes europeos a tener compasión con los migrantes.

“Por ser gente que están huyendo de lo peor y de las persecuciones, nosotros debemos mostrar un liderazgo compasivo, mostrarles nuestras manos abiertas sin mencionar el respeto a las leyes internacionales. Pero como seres humanos”, dijo el secretario.

Alemania agobiada

Los migrantes y refugiados están llegando a Alemania a una tasa de 1.800 por día a través de la frontera con Austria, dijo el miércoles la policía alemana. El flujo es tan grande que está llevando a algunos a reconsiderar una política ampliamente vista como una invitación para decenas de miles.

Al igual que muchos alemanes, Christoph Hillenbrand, el presidente del gobierno de Alta Baviera, está orgulloso de la política de brazos abiertos de su país.

"Durante 14 días hemos recibido unos 70 mil refugiados que han llegado aquí a Munich. Les hemos dado amparo en pocas horas, atención médica, es una tarea ardua", dijo el funcionario a la Voz de América. "Creo que lo hicimos bastante bien".

Los controles de frontera implementados esta semana no han logrado detener el flujo y cada vez hay más interrogantes sobre cómo Berlín hará frente a la situación.

El gobierno de la canciller Angela Merkel ha dicho por semanas que Alemania puede recibir a los migrantes y ha asignado miles de millones de euros para su reasentamiento.

El gobierno de Merkel también ha instado a otras naciones europeas a recibirlos también.

Pero algunos países como Eslovaquia, Polonia y Hungría se niegan a aceptar las cuotas de refugiados que propone Alemania.

Y en Alemania ya hay muestras de estrés y escepticismo entre los mismos ciudadanos alemanes.

Este miércoles la policía alemana ordenó la cancelación de trenes procedentes de Salzburgo, Austria lo que llevó a cientos de migrantes a cruzar a pie la frontera antes de ser detenidos por la policía.

XS
SM
MD
LG