Enlaces para accesibilidad

Científicos al rescate del oso polar

  • Voz de América - Redacción

Este cachorro de oso polar, Kali, fue adoptado por el zoológico de Anchorage después de que un cazador mató a la madre

Este cachorro de oso polar, Kali, fue adoptado por el zoológico de Anchorage después de que un cazador mató a la madre

El deshielo del Ártico ha modificado las costumbres de estos animales y científicos en Alaska se han tomado muy en serio la tarea de evitar que se extingan.

Durante décadas los seres humanos y el cambio climático han puesto en peligro la existencia de los osos polares, y los científicos en Alaska están esforzándose en salvar todos los que puedan.

El zoológico en Anchorage ha estado cuidando a cachorros huérfanos desde los años 1970, los que según el director de la instalación, Patrick Lampi, no pueden regresar a la vida silvestre porque nunca llegaron a aprender cómo sobrevivir en su medio.

La bióloga Susi Miller puso de relieve que en los últimos cinco años especialmente el zoológico de Anchorage ha jugado un importante papel en la preservación de esta especie.

De los aproximadamente 20 mil osos polares que se estima hay en el mundo, unos 1.500 habitan en la costa septentrional de Alaska, y un número no determinado de ellos se encuentran en los mares de Bering y Chukchi.

A medida que el calentamiento global ha ido derritiendo el hielo del Ártico los osos pasan más tiempo en tierra firme, adonde son atraídos por los depósitos de huesos de peces y ballenas en derredor de poblados.

Expertos han advertido que el creciente contacto de los osos polares con los humanos y la expansión del turismo en la zona pueden crear más conflictos con estos animales y que como resultado el número de cachorros huérfanos se incremente.

El zoológico de Alaska ha puesto en marcha un proyecto para recolectar $8 millones de dólares en dos fases a fin de ampliar la exhibición de estos animales y crear un centro donde pueda darse albergue a más osos polares.
XS
SM
MD
LG