Enlaces para accesibilidad

Informe enreda caso de Alan Gross

  • Voz de América - Redacción

El contratista estadounidense lleva más de dos años detenido en una prisión de Cuba.

El contratista estadounidense lleva más de dos años detenido en una prisión de Cuba.

Mientras tanto, en Washington, un grupo de manifestantes realiza una vigilia en pro de la liberación del ciudadano estadounidense.

Un revelador hallazgo podría dar giro a la historia que vive el contratista Alan Gross en Cuba, luego de que la agencia de Noticias AP presentara un informe en el que señala que Gross realizó actos considerados como "ilícitos" por el gobierno de la isla.

Computadoras, teléfonos celulares, discos duros y equipos de telecomunicación, fueron ingresados a Cuba pieza por pieza, en mochilas y maletines, presuntamente trasladados por Alan Gross, según reveló un exhaustivo informe presentado por la agencia de noticias AP.

Sin embargo, uno de los objetos que más complica las acusaciones contra Gross es un "chip" informativo para teléfonos móviles, que según expertos suele ser usado por la CIA y el Pentágono para evitar la detección electrónica de señales telefónicas. El objetivo de los reportes de Gross, según el análisis de AP, era conceder a la comunidad judía de Cuba, un acceso sin restricciones a Internet.

Ante el descubrimiento de los movimientos de Gross, el presidente Raúl Castro afirmó que él era un espía, y luego fue sentenciado en marzo a 15 años de prisión.

Mientras tanto, en la capital estadounidense, un grupo de manifestantes que iniciaron una vigilia frente a la Casa Blanca para pedir la liberación de Gross, urgieron al Presidente Barack Obama a intervenir en este caso.

"Sentimos que su liberación es posible pero realmente depende de las negociaciones entre estos dos países, negociaciones directas entre Estados Unidos y Cuba", declaró el rabino David Shneyer a la Voz de América.

Gross, era un contratista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, una entidad que del gobierno americano que ofrece ayuda internacional. Sin embargo, en la isla él se identificó como miembro de un grupo judío.

"Ya son 26 meses desde que él ha estado allá y no importa lo que hizo, nuestro gobierno debe negociar traerlo a casa con su familia", declaró Leny Levy, un amigo de Gross.

Este informe reabre la controversia sobre la responsabilidad de Alan Gross y sobre los programas de asistencia para el desarrollo en Cuba pues, aunque él se declaró inocente en su juicio y afirmó ser utilizado, algunas pruebas revelan sus esfuerzos para evadir a las autoridades cubanas, y sus instrucciones para transportar los equipos.

XS
SM
MD
LG