Enlaces para accesibilidad

Balnearios afectados por economía

  • Voz de América - Redacción

Incluso Virginia Beach, clasificada por la revista Forbes entre las mejores 50 ciudades para los negocios y trabajos, está sufriendo económicamente.

Incluso Virginia Beach, clasificada por la revista Forbes entre las mejores 50 ciudades para los negocios y trabajos, está sufriendo económicamente.

La crisis económica ha tenido grandes consecuencias tanto para los negocios como para las familias que veranean en balnearios estadounidenses.

El verano es sinónimo de playa. La más cálida de las cuatro estaciones del año trae consigo bikinis, buen humor y días casi eternos. Pero también significa gastos.

Fuimos a Virginia Beach, un balneario que atrae a muchas personas de su estado, Virginia, y también a la población de estados norteños como Pennsylvania, Ohio y Delaware.

El colombiano Edgar Becerra, que viene seguido a Virginia Beach, nos cuenta una realidad que no pinta el verano color de rosa:

“Cada día veo que viene menos gente por que la economía realmente no ha cambiado y la situación económica es muy dura. Entonces para una familia numerosa le queda muy difícil desplazarse de su lugar de vivienda hacia la playa porque está todo más caro, la gasolina, la comida, los hoteles”, aseguró.

“Entonces ha sido más difícil y veo con preocupación que el panorama no está cambiando nada, no hay fuentes de empleo ¡no hay nada! Pero igual la gente se desplaza pero no en volumen como antes”, dice.

Virginia Beach es famosa por su entretenimiento, vida nocturna, comida, pero aun más importante, por su ubicación. Esta ciudad ha sido la preferida de muchas familias porque ofrece propuestas similares a Miami o Malibu con una ubicación y precio asequible. Especialmente en los últimos años, donde la débil situación económica ha hecho que muchas familias piensen en pasar sus vacaciones de verano cerca de su hogar.

Pero hasta Virginia Beach, clasificada por la revista Forbes entre las mejores 50 ciudades para los negocios y trabajos, está sufriendo económicamente.

El señor Dabdip Pappel, que es propietario de un restaurante mexicano en Virginia Beach, comentó que “aunque este año nos ha ido mejor que en el invierno y el verano pasado, el negocio no se mueve igual”.

La crisis económica ha tenido grandes consecuencias tanto para los negocios como para las familias. En varios sectores económicos, como la industria hotelera y los restaurantes, se quejan de la falta de turistas y a su vez los turistas se quejan de los altos precios que tienen que pagar.

“Este año ha sido más difícil y cada año me parece que es más difícil por la recesión que estamos viviendo”, dijo la turista María Ramírez. “Las cosas son diferentes pero todo es más caro cada día, la verdad este año he visto menos turistas que otros años”.

Una vez que termina el verano y llega el otoño, las ciudades donde están los grandes balnearios se convierten casi en pueblos fantasmas. Si antes el verano activaba la economía y ahora debido a la crisis las personas tienen temor a gastar, ¿cómo podríamos reactivar este motor para impulsarla de nuevo?

XS
SM
MD
LG