Enlaces para accesibilidad

El declive de los océanos


El pescado es la principal fuente de proteínas para una quinta parte de la población mundial y el océano ayuda a absorber el dióxido de carbono.

El pescado es la principal fuente de proteínas para una quinta parte de la población mundial y el océano ayuda a absorber el dióxido de carbono.

Un estudio de la Universidad de Oxford alerta sobre el grave deterioro que sufren los océanos y las especies marinas.

El estado de los océanos se encuentra en riesgo inminente, según alerta un informe del Programa Internacional sobre el Estado del Océano (IPSO, por sus siglas en inglés), que alerta del empeoramiento más grave de lo que se predecía y con un aumento de las especies marinas en riesgo de extinción sin precedentes.

No es para menos, ya que considerando los datos aportados por el estudio se trataría de la peor oleada de extinciones en millones de años por amenazas como el cambio climático y la sobrepesca, principalmente, que están desembocando este deterioro a una velocidad insospechada.

Pese a que los panelistas dicen que el nivel de deterioro es difícil predecir, señalan que los primeros pasos hacia esta significativa extinción mundial pudieron haberse dado con el aumento de amenazas a las especies marinas, tales como las reformas de los arrecifes de coral.

Y ahora, una vez superada esta etapa, el tiempo se agota para hacer frente a peligros como la extensión de "zonas muertas" bajas de oxígeno, según indica IPSO.

"Ahora nos enfrentamos con la pérdida de especies marinas y ecosistemas enteros, como los arrecifes de coral, dentro de una sola generación", precisa el estudio de 27 expertos presentado a las Naciones Unidas.

"A menos que se den pasos ahora, las consecuencias de nuestras actividades tienen un gran riesgo de causar, a través de los efectos combinados del cambio climático, la sobreexplotación, la polución y la pérdida de hábitat, la próxima extinción significativa a nivel global en el océano", dijo.

Existen cinco grandes etapas de extinción según los cálculos científicos tomados como válidos, que oscilan desde los 600 millones de años atrás, hasta la más reciente de los dinosaurios hace 65 millones de años u otros, como el período pérmico que terminó abruptamente hace 250 millones de años.

La Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) en la Universidad de Oxford, que se sumó al estudio de IPSO, buscó revisar las recientes investigaciones de expertos marinos hasta encontrar evidencias de que los efectos de la actividad humana ocasionaron el dramático declive en la salud oceánica.

El director del programa científico Alex Rogers, describió los hallazgos como escalofriantes, y refirió que la situación exige una acción inequívoca a todo nivel para prevenir consecuencias infrahumanas para las próximas generaciones.

El pescado es la principal fuente de proteínas para una quinta parte de la población mundial y el océano ayuda a absorber el dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero de las actividades humanas.

XS
SM
MD
LG