Enlaces para accesibilidad

Senadores presionan por escándalo del Servicio Secreto

  • Voz de América - Redacción

Los 11 agentes involucrados en el escándalo fueron devueltos a Washington el pasado sábado.

Los 11 agentes involucrados en el escándalo fueron devueltos a Washington el pasado sábado.

El Pentágono, por su parte, admite que “le falló al jefe” con el escándalo de los agentes que contrataron servicios de prostitución en Cartagena.

Los integrantes de la Comisión de Seguridad del Territorio Nacional y Asuntos Gubernamentales del senado de Estados Unidos dicen que cualquier miembro del Servicio Secreto o de los militares señalados por el escándalo en Colombia, y que sean encontrados culpables de mala conducta, deben ser castigados severamente.

La senadora Susan Collins dice que por lo menos 20 mujeres extranjeras fueron llevadas al hotel en Cartagena donde, presuntamente se produjo el incidente que involucró a los miembros del Servicio Secreto de Estados Unidos y personal militar estadounidense antes de que llegara el presidente Barack Obama para la Cumbre de las Américas.

El senador Joe Lieberman dijo a los periodistas que una conducta comprometedora aún cuando los funcionarios estaban fuera de servicio, pueden crear un riesgo para la seguridad nacional.

Sin embargo el presidente Obama le dio un voto de confianza al director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, argumentado que se habían tomado acciones rápidas para lidiar con el escándalo en Colombia, que según dijo la senadora Susan Collins, involucró a 20 ó 21 mujeres a un hotel. (Lea Acá: Agentes secretos contrataron 21 mujeres en Colombia)

En una conferencia de prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, declaró que “el presidente tiene confianza en el director del Servicio Secreto. El director Sullivan actuó rápidamente en respuesta al incidente y está monitoreando la investigación en este momento”.

Por su parte, funcionarios del Pentágono dijeron sentirse avergonzados por la presunta mala conducta de los efectivos del Servicio Secreto y algunos militares.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey, aceptó que el brazo militar y “le falló al jefe” en alusión al presidente Barack Obama, al causar una distracción a una importante actividad regional del mandatario.

“Hicimos quedar mal al jefe porque nadie habla de lo ocurrido en Colombia más que de este incidente, en ese sentido lo hemos dejado mal. La investigación está en curso y nos indicará el camino a proceder, y sabremos si los responsables violaron órdenes, políticas o leyes”, declaró Dempsey en una conferencia de prensa.

A su vez, el secretario de Defensa, Leon Panetta, agregó que es un requerimiento que las fuerzas cumplan con los estándares más altos y reiteró que si se determina una violación, los involucrados serán responsabilizados.

Los 11 miembros del Servicio Secreto que estaban en Colombia en anticipación a la visita del presidente Obama la semana pasada fueron enviados de regreso a Estados Unidos y puestos bajo licencia administrativa mientras se realiza la investigación. Por lo menos cinco militares asignados a apoyar al Servicio Secreto fueron implicados en el escándalo.
XS
SM
MD
LG