Enlaces para accesibilidad

A las urnas sin ganas

  • Federica Narancio

Hay uruguayos que, lejos de estar indecisos, se sienten tan poco representados por los dos candidatos que votarán en blanco.

Hay uruguayos que, lejos de estar indecisos, se sienten tan poco representados por los dos candidatos que votarán en blanco.

Cerca de un diez por ciento de los uruguayos no saben a quién votarán o votarán en blanco al no sentirse representados en estas elecciones ni por José Mujica ni por Luis A. Lacalle. Algunos reivindican el voto en blanco.

A los uruguayos les gusta jactarse de su cultura cívica, aunque es claro que el voto obligatorio sirve como más que un incentivo para acudir a las urnas.

Aún así, a diez días de las elecciones, hay un porcentaje de indecisos que no se sienten representados ni por el candidato del Partido Nacional, Luis A. Lacalle, ni por el candidato del Frente Amplio, José “Pepe” Mujica.

A estos votantes les genera una gran frustración el hecho de que su decisión se basará en elegir al “menos malo”, según dijo a la Voz de América el analista político Juan Carlos Doyenart, director de Interconsult.

La última encuesta que hizo su empresa, publicada este jueves en el periódico Últimas Noticias, mostró que hay un siete por ciento de indecisos y un tres por ciento que votará en blanco.

“Es un nivel razonable”, consideró. “Esto es un balotaje, distinto al 25 de octubre donde estaba la opción del Partido Colorado. Ahora la elección se define entre dos candidatos, muy distintos entre sí, y hay personas que son indecisas a la fuerza porque sienten que no tienen quién los represente”.

Por lo general, los indecisos suelen ser personas más desinteresadas en la política, que se definen ideológicamente como de centro y de un nivel socioeconómico más bajo. Pero para el próximo 29 de noviembre, los indecisos no encajan en este perfil, según Doyenart.

En su mayoría, son votantes del Partido Colorado o del Partido Independiente, que se inclinarán a votar a Lacalle, aunque Mujica es el que tiene más probabilidades de ganar las elecciones, dijo el analista.

También hay uruguayos que, lejos de estar indecisos, se sienten tan poco representados por los dos candidatos que votarán en blanco, algo que para muchos es una herejía. Sin embargo, los votantes en blanco defienden su derecho a no elegir.

Tal es el caso de Alejandra, una joven uruguaya que prefirió no dar su apellido. Según dijo a la Voz de América, el 25 de octubre pasado votó en blanco. Ahora lo hará de nuevo.

“Voté en blanco porque no me gustan ninguno de los dos candidatos al punto que no había un ‘menos peor’, no quería darle mi apoyo a ninguno”, aseguró.

Alejandra se define como una votante pragmática de centro-izquierda. Si bien apoyó al presidente Tabaré Vázquez en las elecciones pasadas, también supo votar a la derecha.

Tanto Lacalle como Mujica son opciones que descarta.

“Durante su presidencia, Lacalle deshizo cosas que protegían a los sectores más vulnerables, aumentó la pobreza, y hubo casos de corrupción de los que no se hizo cargo. Fueron de personas muy cercanas a él, y eso muestra un mal criterio a la hora de elegir quién lo rodea, no es un tema menor”, dijo.

Alejandra también consideró que Lacalle es un candidato más atado a la clase alta y algunas de sus declaraciones durante esta campaña lo demostraron.

En el caso de Mujica, también le sobran las críticas.

“Mujica es un incoherente en algunas cosas. Dice que tiene una postura pragmática y que Finlandia y Brasil son su modelo de gobierno, pero después hace declaraciones que asustan. Por ejemplo, que quiere crear un hombre nuevo más desprendido de lo material. Yo no voto a un presidente para que haga un nuevo hombre. No tiene que cambiar la cabeza de las personas”, consideró.

Alejandra dijo que tampoco le gusta el hecho de que Mujica no es franco respecto a su pasado guerrillero.

“Le encanta dar la imagen de que lo que hizo fue glorioso, habla de su pasado de un modo rebuscado, como si en esa época fuese un defensor de la democracia contra la dictadura, cuando en realidad los tupamaros fueron en gran parte causante de la dictadura”, dijo.

Si fuera por ella, “votaría a Hillary Clinton”, bromeó.

Otro uruguayo que reivindica su derecho al voto en blanco es Alexander Müller desde su página Web Votoenblanco.com.uy.

“Afirmar que votar en blanco implica dejar que decidan por uno o que quien lo hace se está ‘lavando las manos’ es una postura clásica de la mentalidad partidaria que busca el voto utilitario, el voto al menos malo, el voto conformista con las opciones que puedan considerarse un tanto mediocres”, escribió.

“Votar en blanco es dejar un espacio electoral sin ocupar (aunque las sillas del Parlamento estén ocupadas - bueno, al menos cuando van o envían su suplente), es reclamar nuevos partidos o un cambio significativo en los existentes”, explicó.

El voto en blanco es, para este uruguayo, un “llamado de atención” a los políticos e implica una toma de decisión, pese a que muchos digan lo contrario.

XS
SM
MD
LG