Enlaces para accesibilidad

Un corazón histórico, un río de bellos parajes y el aroma característico del chile y de la nación mexicana.

La ciudad de San Antonio, situada en el corazón del estado de Texas, es un destino perfecto para descansar si uno cuenta con un fin de semana o unos cuantos días para hacer una escapada.

Para los amantes de la historia, entre los altos y modernos edificios propios de las ciudades estadounidenses, sigue imperturbable el edificio de la misión de El Álamo. Esta misión del siglo XVIII se convirtió en un símbolo nacional después de que algunos soldados texanos libraran la última batalla contra las tropas mexicanas para perpetuar la independencia del Estado de Texas. El recorrido es gratuito, y los empleados de El Álamo narran las historias y anécdotas que forjaron la historia y renombre de esta misión originariamente española.

Justo en frente del bastión texano, en el 317 del Álamo Plaza, se encuentra el centro de información para turistas donde los visitantes pueden obtener todo tipo de mapas y folletos repletos de información.

En el corazón de la ciudad, el Riverwalk, camino que sigue el curso del río San Antonio, dibuja callejones y puentes que dan a la ciudad un carácter muy especial. A lo largo del trazado del río, restaurantes y bares llenan de vida el corazón urbano, con el color de las terrazas y de las pequeñas luces que se reflejan en el río.

El restaurante más famoso de la ciudad se encuentra al principio del Riverwalk y sus sombrillas de colores son la postal más conocida de San Antonio. Casa de Río fue el primer restaurante construido en el lugar y muchos coinciden en que sus vistas son magníficas. El menú ronda los 15 o 20 dólares por persona.

El restaurante Cappy’s, situado en el 5011 de Broadway Street, goza de una buenísima reputación gastronómica. Muchos de los visitantes y gente de la ciudad lo recomiendan como un sitio no muy conocido y con una comida y un servicio excelentes. Un patio interior rodeado de robles es el lugar favorito de los consumidores. El precio ronda los 30 o 40 dólares por persona, pero todas las reseñas coinciden: merece la pena.

Si uno continúa por el Riverwalk llega a la Villita. Al subir las escaleras del anfiteatro se llega a lo que parece un pequeño pueblo antiguo donde las casas son talleres artesanales en donde se pueden encontrar objetos textiles, cerámica y diferentes obras de arte. Si es amante de las compras, podrá encontrar tiendas también en El Mercado, el corazón mexicano de la ciudad, donde el olor a chile llena las callejuelas, y los trajes y objetos típicos se encuentran en todas las tiendas.

Si uno prefiere el senderismo o al menos hacer algo más de ejercicio, el camino de las misiones recorre todo el Río San Antonio desde la ciudad hacia las afueras pasando por San José, Concepción, San Juan y Espada, cuatro de las misiones franciscanas más antiguas que se construyeron en tiempo de las colonias españolas. El camino desde Concepción hasta Espada es en torno a 6 kilómetros, aunque la visita de cada misión en particular requiere algo más de tiempo. Cada una cuenta con un centro para visitantes con una exposición de la historia del lugar y con objetos de la época.

Para los amantes del arte, los museos Mcnay en new Braunfels avenue y el museo de arte de San Antonio cuentan con una gran exposición que recorre toda la historia del arte y ofrecen también exposiciones más modernas.
XS
SM
MD
LG